sábado, 11 de febrero de 2017

TODO TIEMPO PASADO ¿FUE MEJOR?

Suele suceder con frecuencia que ante circunstancias de nuestro hoy que nos desilusionan y perturban, citamos aquel tan viejo como conocido dicho popular: “porque todo tiempo pasado fue mejor”. Las noticias amargas, los desencantos, las promesas incumplidas, los negocios que no cerraron, los hábitos de conducta de las nuevas generaciones, la gran diferencia entre la forma de vida actual y la que nos tocó experimentar años atrás y un largo etcétera, forman parte de ese cúmulo de razones que le dan sustento a este enfoque, entendiendo que lo mejor de la vida ya pasó. 

Es probable que no creamos al 100% en esta máxima por más veces que la repitamos. Sin embargo es entendible que todos abriguemos entre nuestro recuerdos, hermosos momentos vividos al lado de personas a las que amamos ó etapas de nuestra vida en la que nos tocó gozar experiencias placenteras en un trabajo, un viaje, un proceso formativo u otras situaciones que marcaron favorablemente nuestras vidas. Los buenos momentos nos arrancan una sonrisa con su sola evocación y en ocasiones, en un abrir y cerrar de ojos, nos transportan a circunstancias de un pasado que ya no existe. Recordar no es negativo. Diría que lo inconveniente es quedarnos en el pasado y sacarle el protagonismo al presente. Nuestro pasado es nada menos que nuestra propia historia. Nuestra identidad se ha ido construyendo sobre esa base, cómo no considerar su importancia. Sin embargo, pese a ello, nuestro pasado no alcanza para definir quienes somos hoy y quienes seremos mañana. Día a día y con cada paso que damos, afirmamos nuestra personalidad, nuestro estilo, nuestra visión. Es decir, nos seguimos “haciendo” al caminar, no somos una obra concluida. Todos los días tenemos la oportunidad de ser mejores personas o no. La sola evocación del pasado no construye “per se” un futuro.  

Los seres humanos pasamos de la alegría al llanto como pasamos de la prosperidad a la necesidad o de la incertidumbre a la certeza. Vivimos inmersos en un mar en donde podemos encontrar de todo y no debe extrañarnos que estas variables sean parte de esa decoración marina subacuática. Experimentamos sentimientos de preocupación y sufrimiento mientras que paralelamente podemos estar pasando por un muy buen momento económico y ello generarnos satisfacción y deleite. Ambos estados extremos pueden coexistir en nosotros, una cosa no merma la otra.  La dinámica de una vida implica estos estadios. Asirnos más fuertemente a lo negativo es muchas veces consecuencia del impacto que estos sucesos han tenido en nosotros. Todo tiempo pasado tan igual como el hoy,  cuenta con altos y plenos momentos como con dolorosos y terribles momentos, algunos más trascendentes para unos que para otros. 

“La frase 'todo tiempo pasado fue mejor' no indica que antes sucedieran
menos cosas malas, sino que -felizmente- la gente las echa en el olvido. ”
Ernesto Sábato, (“El túnel”)

La tentación de la melancolía escondida detrás de la referida frase, nos permite avizorar en nosotros y en nuestro presente carencias: ausencia de afecto, de amistad, de contención, de éxito, de proyecto de vida, de sentido, y estas carencias influyen en nuestro carácter y en nuestro modo de responder ante la realidad. Ese pasado quizás añorado fue aprendizaje y crecimiento y si la nostalgia nos invade al evocarlo es probablemente porque algo de eso está faltándole a nuestro presente. 

¿Y el mañana qué? ¿Es que soñar es una etapa concluida propia de mi niñez o mi juventud? Mi mañana necesita de un hoy esperanzador, optimista, maduro, consiente de mí mismo y por sobre todo soñador. Los errores de ayer, los tropiezos, lo bueno y lo malo, todo, nos dota de sabiduría práctica, esa que no se aprende en aulas ni por emulación sino en la escuela de la vida. ¿Podemos entonces esperar un mañana mejor o no?  Yo creo que sí. Nuestro hoy es nuestro mejor momento si tomamos la decisión de vivir cada día con renovado entusiasmo (Carpe diem, vive el día como si fuera el último) y enfocados en proyectos que doten de sentido trascendente a nuestra existencia. Si nuestro pasado nos lega bellos recuerdos, es para que nunca le perdamos la fe a la vida, esa larga carretera que recorremos incansablemente y que en el momento menos pensado nos puede sorprender con vivencias inimaginables.

Finalizo con esta frase emblemática del inmortal Luis Alberto Spinetta, (músico y cantautor argentino),  incluída en el libro “Antología del Rock Argentino: la historia detrás de cada canción”, de Maitena Aboitiz (Ediciones B): “Mañana es mejor”.


sábado, 28 de enero de 2017

BELLEZA INESPERADA: CUANDO LA MUERTE, EL TIEMPO Y EL AMOR HABLAN AL CORAZÓN

No comas ansias, reza un viejo dicho. Así me encontraba yo en el compás de espera de este film que a través de sus trailers generó muchísima expectativa. Debo confesar que los primeros 20 minutos del film me mostraron un itinerario muy distinto a lo que me esperaba encontrar. Sin embargo soy afecto a seguir desenrendando el ovillo de lana y ver a donde me conduce. Creo que una buena película depende tanto de ese a donde vamos como del mientras tanto, o sea la narrativa del director y su uso de recursos para que el transito de la historia nos enganche.

Argumento: La película gira entorno a Howard (Will Smith), un publicista que cae en depresión tras la muerte de su hija de seis años. Este personaje se nos presenta al inicio como el de un líder entusiasta y motivado— tiene su propia agencia de publicidad junto a su mejor amigo, interpretado por Edward Norton— pero esas características desaparecen con el deceso de la menor. Nos encontramos entonces con lo que queda de él: un tipo triste y silencioso, que se pasa horas armando torres con piezas de dominó (lo que sirve como una metáfora dentro del relato), y que escribe sentidas cartas dirigidas al amor, a la muerte y al tiempo. La depresión de Howard termina causando consecuencias funestas en su trabajo. La falta de interacción con su cliente más importante le juega en contra, y por ello su socio, Whit (Edward Norton), junto a otros dos amigos con alto rango en la empresa (Kate Winslet y Michael Peña), deciden poner en marcha un plan que les permita dejar en evidencia la crisis que está atravesando su otrora líder, para poder demostrar su incapacidad y vender la agencia a otra empresa para salvarla del desastre finaciero. Por ello contratan a tres actores para que se hagan pasar por los destinatarios de las cartas de Howard y se contacten personalmente con él. Las reconocidas actrices británicas Keira Knightley ("Orgullo y prejuicio") y Hellen Mirren ("La Reina") interpretan al Amor y la Muerte, mientras que el estadounidense Jacob Latimore asume el rol del Tiempo.



Paralelamente a esto, Howard asiste a reuniones de grupo de autoayuda para personas que viven duelos como el suyo dejándose ver lo negado que está a reconocer y aceptar su situación. El relato nos presenta una situación personal en extremo dolorosa y en contrapartida el accionar de sus tres amigos y colegas de trabajo que agotando las instancias del diálogo y la comprensión, buscan demostrar la incapacidad real de gestión del protagonista, para evitar que la empresa termine peor de lo que está. Primer cuestionamiento: aprobar o no ese accionar de sus “amigos”. Desconcierta que lo quieran ayudar y por otra parte conspiren secretamente contra él, sin embargo, ¿qué otra alternativa les queda? Compleja situación. Cada amigo se ocupa de elaborar con cada actor el discurso con el cual se aproximarán a nuestro personaje central. Se produce entonces una narrativa en paralelo de sub-tramas que nos dejan ver el perfil de cada uno de estos tres amigos quienes terminan interactuando de modo profundo y personal con la muerte, el amor y el tiempo, los tres actores (llamémoslos así) que tendrán mucho que decir y hacer en las vidas de todos.

Mi segundo cuestionamiento era, que rayos van a hacer en la mente de este personaje estos 3 actores que por mas bien intencionados que fueran, no tienen competencias para asumir un rol tan delicado en la vida del protagonista. Poco a poco uno va percibiendo que estos 3 actores son cosa seria: aparecen de la nada, se introducen en vidas, cuestionan e impactan tanto al protagonista como sus amigos y por si fuera poco instan a cada uno al cambio. La historia se va entonces redimensionando a medida que se va decantando que no solo Howard necesita ayuda; hay delicados procesos de vida en cada uno de sus amigos que precisan acciones de cambio y sólo cuando esto se produce el panorama empieza a aclararse para todos.

Tiempo, Amor y Muerte
Cada amigo tiene un mensaje clave que recibir y animarse a implementar en su vida. No será entonces casual que el Tiempo le hable al oído a aquella mujer que sufre al luchar contra el reloj biológico porque tal vez ya no pueda concebir un hijo, o que la Muerte inste a a otro de ellos a enfrentar la dificultad de comunicar a los suyos la realidad de padecer una enfermedad terminal, o que el Amor busque solucionar la mala relación afectiva de un padre con su hija animándolo a que la busque y recomponga esa relación. Nuestro protagonista interactuará con estos tres ángeles (así los percibo): el de la muerte, el tiempo y el amor, y no sólo escuchará su mensaje sino que les expresara desde muy adentro todo lo que siente. La liberación solo empieza cuando empezamos a dejar a salir las fieras, es un principio, necesario y sanador. Vaciarnos, ayuda a poder re-empezar el camino. Howard se quiebra al poder lentamente reconocer y aceptar el doloroso suceso vivido: 3 años pasaron, con una vida a medias, apagada, sin sentido y sin embargo, poco a poco va apareciendo nuevamente una luz. 

Recuperarse y volver a vivir es el gran mensaje del film. Necesitamos de los otros, la fe de quienes amamos nos sostiene. Esa fe nos lleva a contemplar esa belleza inesperada que experimenta aquel que puede salir del abismo del abatimiento. Esa fe son hechos, decisiones, es volver a mirar el horizonte entendiendo que sí podemos seguir adelante. No se puede volver al pasado, es sano renunciar a esa intención. Pero si se puede construir un futuro sobre la base de nuestro hoy.       

He visto sobre este film todo tipo de críticas en la red. Yo salí del Cine muy satisfecho al haber espectado una producción en la que se abordaron problemas humanos de los que más pueden afectar nuestra vida emocional: la pérdida de un hijo, la frustración de malas relaciones familiares que no alcanzamos a recomponer,  el vacío afectivo que lleva a un hombre a buscar migajas de amor en relaciones pasajeras, el miedo al final y por ende el guardarse realidades por no saber cómo abordarlas, la ruptura de una relación de pareja por la muerte de la hija de ambos, el temor al reloj biológico, en fin. Creo que fue muy ambicioso entrar a este mundo emocional y generar un relato inspirador. Además del comentado guión, debo destacar la partitura del film, los simbolismos que este usa y la capacidad actoral de su elenco que permiten que espectar BELLEZA INESPERADA sea motivo de reflexión y compartir y ello para mi es sólo propio de películas que tienen algo valioso que decir.      

NOTA: Hay un factor sorpresa que no he comentado y que se produce en la fase final de desenlace del film. Lo dejo ahí. Veanla, si produce el intercambio y la reflexión, creo que su misión está cumplida.


 LA EXPERIENCIA DE WILL SMITH EN EL FILM.
Recientemente Smith contó en una entrevista televisiva que su papel en BELLEZA INESPERADA es muy personal para él, pues coincidió con el diagnóstico de cáncer terminal de su padre. "Recibí el guión cuando mi padre había sido diagnosticado...estaba haciendo toda una investigación sobre un tipo que enfrenta a la muerte justo cuando a mi papá le quedaban seis semanas...Resultó ser increíble estudiar eso en ese momento. Estudié todo lo que tiene que ver con mi personaje, quien indaga en profundidad en la cristiandad, el judaísmo, el budismo, y todo sobre Dios, para tratar de entender. Durante ese tiempo compartí con mi padre, por eso el personaje y la película son, para mí, profundamente personales", aseguró en el programa de Ellen DeGeneres. 

Fuente: Parte del relato del Argumento y este acápite final sobre Will Simth han sido extraídos de Emol.com : http://www.emol.com/noticias/Espectaculos/2016/12/19/836232/Will-Smith-sigue-explorando-los-dramas-con-Belleza-inesperada.html
  

jueves, 5 de enero de 2017

BALANCE POSITIVO: UN 2016 MUY FORMATIVO

El año que se fué me dejó muchísimas enseñanzas y gratas vivencias, pero sobre todo, fue un año rico en la experiencia de conocer nuevas personas: amigos, alumnos, colegas, proveedores, clientes, en fin, lo percibí como un año muy sociable. Y creo que es bueno ser agradecido con Dios, con la vida y con todas las personas que le fueron abriendo puertas a uno a lo largo del año, las mismas que nos permitieron crecer. Puedo dar fe que las redes sociales, sobre todo LinkedIn, realmente nos permite establecer relaciones de trabajo importantes. La red no suple el lugar de nadie, ojo, no se maneja sola, es un medio al servicio de quienes quieran aprender a aprovecharlo de mas óptima forma. Pero sin duda es un inmejorable puente para conectar con profesionales de alto valor y cerrar contrataciones de servicios. 

El 2016 fue para mí un año de mucho movimiento; este perfil social que señalaba antes, se produjo no por mera coincidencia, fue algo buscado tanto por mí como por miembros de mi equipo consultor. Implico planificar diversas actividades siendo una de las centrales el asistir a diversidad de eventos, a veces como ponente en otras como participante y también en otras con la finalidad de apoyar a mis colegas del equipo. Acrecentar la lista de contactos implicaba hacer un networking efectivo, de eso se trataba. Y ello generó dinámica comercial en un año que no pintaba muy bien de cara al cierre de nuevos negocios. Por ello mi beneplácito al cerrar el 2016 con nuevos proyectos de próxima implementación en este 2017 que ya inició.

Aquí van 5 conceptos, algunos verbos otros sustantivos, palabras que engloban lo bueno que me dejó este 2016:  

§     Viajar es algo que me encanta y viajar por trabajo me agrada de sobremanera. Porque amo lo que hago. Y mi vocación por capacitar me permite conocer no sólo lugares y personas sino además entender su forma de pensar, de actuar, de proyectar, de ejecutar, en fin ese mundo de costumbres, estilos y formas que identifican el perfil de una determinada comunidad. Poder sintonizar con ellos es siempre para mí un objetivo latente. Y este año se dieron varios viajes al interior del país que me permitieron compartir espacios de formación con diversos públicos siempre desde un espectro corporativo.



§     Equipo, palabra clave en la que siempre creí. Fui formado para el trabajo en equipo y se que es un reaseguro para mí: no manejo todas las verdades y eso me produce una enorme paz. Se que mañana siempre podré aprender algo nuevo al rodearme de gente más capaz que yo de la que día a día puedo aprender. Este año me sentí muy hermanado al equipo de profesionales que me acompaña y se que entre todos nos apoyamos mucho y nos abrimos puertas mutuamente, ello me llena el alma. Mi abrazo y afecto a Jorge Marcos Martinez Campoblanco, Rafael Martinez C., Renzo Silva Miranda, Jose Manuel Pires Robalo, Victor Saavedra, Robert Sanchez y David Benavides con quienes compartí diversos proyectos el año que pasó.


§     Disertar para personas interesadas en aprender, con esa avidez en los ojos, con ganas de invertir su tiempo y sus expectativas, es algo que me compromete grandemente. Integro un equipo de profesionales con una gran vocación de servicio y ellos como yo le dedicamos mucho tiempo a la investigación, al trabajo colaborativo, a las reuniones de discusión e intercambio de ideas. Y el tema expositivo es algo que disfrutamos. Nunca se termina de aprender y mas en un tiempo como el actual en donde gracias a las nuevas tecnologías podemos acceder al conocimiento con mayor facilidad que antes. Este año me tocó disertar tanto en eventos académicos y empresariales como gubernamentales. Celebro que el conocimiento se ponga de moda, son tiempos de oportunidad para todo aquel que quiera de verdad crecer.


§     Consultoría en temas de gestión empresarial, imagen y comunicaciones y Marketing Digital. Pude atender proyectos de formación de nuevas empresas, estructurar estrategias de negocio, monitorear campañas digitales, gestar cursos a medida para empresas y entrar de lleno en la construcción de contenidos tanto para campañas de comunicación digital empresarial como política. El acompañamiento hecho a nuevas Marcas Personales de Profesionales con quienes participamos de su proceso de estructuración, nos deja enormes satisfacciones y grandes amistades. El Coaching de Marca fue fruto de estos procesos de asesoría y se transformó en un nuevo programa formativo desarrollado por nuestro equipo enfocado en emprendedores y empresarios interesados en optimizar su marca propia.  
       
§     Formar, este es el concepto con el que me siento mas identificado. Disertar en eventos grandes es bueno, pero mucho mejor es tener la oportunidad de llevar adelante procesos formativos de largo aliento, ello nos augura de seguro mejores resultados. Porque la generación de nuevos hábitos de conducta no se aprende en un dia ni en una charla por impactante que esta sea. Se requiere un desarrollo en el tiempo que permita: aclarar ideas, motivar el cambio, descubrir lo necesario de éste, involucrarse con el nuevo conocimiento, entender lo bueno y beneficioso de la implementación de nuevos desarrollos, en síntesis: familiarizarse con la novedad. Esto sucede en los diplomados que llevamos adelante con los miembros de nuestro equipo que por cierto está en crecimiento dado que hemos incorporado a nuevos profesionales en atención a las posibilidades de desarrollo que vislumbramos en este prometedor 2017. 

El Diplomado de Marketing Digital Estratégico que diagramamos y dictamos en el Centro de Capacitación de la Cámara de Comercio de Lima es un gran ejemplo del tipo de proceso de formación al que hago referencia. Cerramos el 2016 con 4 ediciones de este diplomado, 1 concluída y 3 aún en curso. Una grata experiencia de trabajo colaborativo usando medios digitales en donde todos, docentes y alumnos, aportamos de todo.  

Mi balance del año es positivo pese a que no se puede decir que el mismo no tuviera baches e incluso de distinta envergadura; al tratarse de un año electoral era previsible que el 2016 no fuese un año sencillo, de hecho creo que a más de uno le pasó que muchos negocios no cerraran por temas relacionados con estas circunstancias de cambio e inestabilidad contractual. Hubieron puertas que se abrieron, otras que pese a abrirse no generaron mucho y otras que dijeron "mas adelante". Pues bien, de toda experiencia se extrae moralejas. Cada uno puede evaluar desde su propia perspectiva. 

En lo que respecta a mí me reafirmo en lo aprendido hasta aquí y reitero que agradezco a todos quienes me acompañaron de cerca o lejos en todo lo vivido hasta aqui. Palabras mayores para mi esposa, mis padres, mis hermanos, la familia de mi esposa, sobrinos y primos, en fin la famila en general y tantos amigos con palabra de consejo y de aliento que son parte de mi historia. Gracias a todos. Este 2017 sera nuestro. Como decía Gustavo Cerati: "Mañana, es mejor". Seguro que sí.         

lunes, 26 de diciembre de 2016

POR QUÉ HABILIDADES BLANDAS: LA EXPERIENCIA EN LAMSAC

Toda experiencia de capacitación relacionada con temas conductuales, es en esencia un compartir de vida: la toma de contacto con personas interesadas en mejorar sus propias habilidades relacionales nos permite auscultarnos también y ver si lo que pautamos viene siendo aplicado en nuestra propia vida ya que ello posibilitará que la transmisión de conocimiento no sea solo teórica sino experiencial. Además, bien es cierto también que se gana autoridad cuando se vive aquello de lo que se habla; quienes participan de estos eventos conectan rápidamente si se sienten identificados con quienes nos ocupamos de este tipo de desarrollos por ello creo que la maestría del capacitador no debe manifestarse tanto en su capacidad docente sino en su forma de introducirse dentro de cada tema, es decir, el cómo comunicamos de modo dinámico y desprejuiciado cómo se vive en el lado oscuro de la orilla, cómo fue que llegamos a eso (el análisis) y de qué forma podemos salir de ahí (desarrollo de alternativas de mejora).   


Una buena capacitación implica intercambio, "feedback", un dia y vuelta que permita sintonizar con ese público con el cual interactuaremos durante un lapso determinado. Cada experiencia enriquece muchísimo porque cada persona es un mundo de experiencias y tocar estos temas blandos implica entrar en el mundo interior de cada uno; si esto no se produce, sino llegamos hasta ahí, poco sucederá en la vida de las personas y aquí de lo que se trata es de un cambio de hábitos, sea por el fortalecimiento de algunos, el deseo de eliminación de los dañinos ó el nuevo desarrollo de otros que consideramos buenos para nosotros. 

El desarrollo de habilidades blandas es una de las temáticas que más nos solicitan a mí y a miembros de mi equipo. Y este tipo de desarrollos se pueden presentar de diversas formas: como un paneo temático general como para entender su importancia, connotación y necesidad ó a través de talleres de implementación teórico-práctica en donde se trabaja en el desarrollo de nuevos hábitos de comportamiento. Evidentemente la segunda opción es la que realmente permite consolidar mejoras a nivel de nuestros equipos de trabajo. Sin embargo la primer opción es muy útil para entender la magnitud de este tema dentro del plan de desarrollo que una empresa se propone de cara a un nuevo ejercicio. Y ¿porque son tan necesarias estas habilidades blandas?  "Estas capacidades son muy valiosas porque nos ayudan a movernos en la incertidumbre y crear, ante cada nuevo acontecimiento, un repertorio de acciones que acortan la brecha entre nuestros deseos y los resultados que obtenemos. Nos permiten crear nuestras propias respuestas, ante situaciones que no están en el manual", asegura Pablo Heinig, profesor de Esade Business School - Buenos Aires y director de la consultora homónima. 

Las formas de trabajo de las empresas en nuestro tiempo, han ido adscribiéndose a nuevas tendencias como el trabajo interdisciplinario y sinérgico entre áreas, influenciados por la transformación digital que entre otras cosas esta generando una necesaria mayor flexibilidad operativa; y todo esto no hace sino reforzar más aún la importancia de que las personas cuenten con un desarrollo de “soft skills”, competencias que denotan la capacidad del profesional para relacionarse con otros (comunicación y escucha activa), desarrollar empatía, influencia y liderazgo asertivo con los otros, manejar conflictos, conocer cómo conseguir tolerancia a la presión, resiliencia, trabajo en equipo y otras habilidades que demarcan el modo de actuación de cada persona. 

En la sesión del pasado 12 de Noviembre de 2016, pudimos presentar a personal de LAMSAC (Línea Amarilla SAC), un desarrollo en el cual planteamos la necesidad e importancia del desarrollo de estas habilidades útiles también para el desempeño jefatural y de coordinación. Fue una jornada tipo taller en la cual entre dinámicas de integración, momentos de reflexión y trabajo en grupos pequeños, nos introducimos en algunas de estas habilidades: desarrollo de Inteligencia emocional, liderazgo situacional, formación de equipos de alto desempeño y comunicación efectiva. 
Cada dinámica desarrollada así como los trabajos grupales dejaron ver los talentos escondidos de los participantes, algo que suele suceder en este tipo de eventos y que genera recuerdos imborrables para los asistentes. El evento gestionado integralmente por Nuovo Profil se realizó en una de las Sedes de LAMSAC ubicada a la altura del peaje (que por cierto gestiona esta empresa) de Santa Anita. Sin duda, fue una oportunidad inmejorable para la integración, el compartir y el aprendizaje, tres elementos que estamos seguros fueron bien recibidos por este notable grupo de empleados de la citada empresa.  



jueves, 22 de diciembre de 2016

APRENDER Y REAPRENDER: EL PASO QUE NECESITAMOS DAR

Este año me deja la enorme satisfacción de haber podido intervenir en distintos procesos formativos tanto con empresas clientas a las que me toca atender, como con partners o aliados de negocio interesados en optimizar sus procesos. Esto mismos proceso se producen de modo más natural en el espectro docente en el cual también me desempeño y que es por lo general donde suele haber mayor predisposición al cambio. 

Soy testigo de cuantas personas se decidieron este 2016 que ya se termina, a dar un paso hacia el conocimiento, aunque vincularse con éste contradiga en muchos casos sus puntos de vista o perspectivas sobre determinados temas. Cuántos por ejemplo se animaron a desarrollar su Marca propia, personal o empresarial, y ojo, lo hicieron aún asumiendo riesgos y miedos, es decir, decidieron empezar a hacerlo enfocados en construirse un futuro mejor siendo ellos mismos a plenitud, algo que considero muy elogioso y motivador.

En otros espectros como el Marketing Digital, otro tema de desarrollo constante que me apasiona, fuí testigo de cuantas personas empezaron a connaturalizarse con el medio digital, siendo que era bien sabido que el segmento de mayores de 40 años hasta el pasado 2015 había tenido un lento crecimiento en esta parte del mundo. Este 2016 esa cifra varió y se notó; en las aulas fuí testigo del interés y dedicación por este tema que reitero ya no es sólo propiedad de los Milennials y la Generación Z. Cada vez mas empresas y marcas personales van descubriendo las enormes posibilidades que les ofrece la virtualidad. 
Mirando el segmento Recursos Humanos, puedo decir que muchas empresas importantes, más allá de sólo exigir a su personal que la atención sea excelente, se ocuparon de aproximarse más a ellos: nuevas tendencias relacionadas con cómo optimizar el trabajo colaborativo van marcando la pauta para nuevos formatos de capacitación. El desarrollo de competencias y habilidades jefaturales sigue siendo un tema que moviliza a las áreas de RRHH, que se hayan siempre atentas a procesos formativos que sean más que esto: que se constituyan en auténticos escenarios para que las personas desarrollen nuevos hábitos, primero de vida y luego de acción en favor de la empresa. No se puede dar lo que no se tiene: un verdadero proceso formativo debe tocar muy adentro a la persona dado que moldear su personalidad implica contar con toda la fuerza de voluntad de ésta para avanzar en dicho proceso que le generará a la postre grandes satisfacciones personales y por ende laborales. Hoy ya muchas empresas comparten este paradigma y por lo mismo invierten en procesos de formación de largo aliento; no se puede esperar que una charlita aislada genere una transformación en una conducta humana. En el mejor de los casos podría servir como motivación para animarse a algo pero sabemos bien que eso sólo no alcanza para consolidar nuevos hábitos.  

También es cierto que hoy, ya hay empresas en el medio local que se están ocupando de entrar a tratar los problemas humano personales que afectan a sus empleados. El desarrollo de jornadas de capacitación e intercambio en los cuales se abordan temas de naturaleza familiar y relacional, así como aspectos relacionados con la crianza de los hijos, la problemática social que los afecta, las dependencias, la toxicidad de algunas relaciones, la baja autoestima, la discriminación, el bullying en sus diversas formas, la inseguridad que genera miedo y sobreprotección, en fin, el entorno que afecta directamente a las personas hoy. Ocuparnos de nuestra gente es ocuparnos también de estas preocupaciones latentes en sus vidas que decididamente repercuten en su rendimiento laboral.     

Detrás de todos estas situaciones que describo percibo un despertar, un empezar a entender más y mejor a las personas y sus procesos. Ello implica un cambio de chip: un volver a mirar a nuestra gente pero en profundidad, un desaprendizaje de viejos formatos meramente utilitaristas que ya no corresponden aplicarse. El mundo cambió y sigue haciéndolo y esta realidad no es sino un signo claro de que estamos en tiempos de oportunidades para quienes quieren hacer la diferencia en sus áreas de desarrollo. Volver a aprender es además y siempre una forma de ejercitarse en la humildad, preciada virtud que siempre nos acerca a los demás, que rompe barreras, que produce nuevas relaciones entre las personas y que además nos permite acercarnos al conocimiento de lo nuevo con una voluntad abierta y bien predispuesta.    


Esta frase que posteo de Alvin Tofler la comparto al 100%. Está en cada persona la desición de quedarse sólo espectando el cambio y consecuente progreso de los otros ó animarse a más. Ir en pos del aprendizaje supone las mas de las veces ese desaprender para reaprender. Es tiempo de replanteárnoslo si aún no lo hemos hecho. Y en caso de que lo hayas hecho, comparte tu experiencia con otros, sea a través de la comunicación directa o virtual (redes sociales y comunidades). Este tipo de contenidos sí responden a intereses de un gran numero de personas y aún de instituciones que se debaten hoy entre el dar el paso o no. Créanme que hay espacio para cuanta historia de vida genuina que quiera sumarse y ser compartida. Cuestión de dar el paso.  ¡Ánimo! es tiempo de aprender.